Mesa de trabajo sobre la accesibilidad para personas con movilidad reducida en zonas de barrios

El jueves 21 de marzo se celebró la mesa de trabajo “Accesibilidad para personas con Movilidad Reducida y/o Discapacidad en zonas de barrio” en las instalaciones del Instituto Metropolitano de Urbanismo Taller Caracas (IMUTC), con la presencia de varios profesionales en materia de Arquitectura y Urbanismo, así como de miembros de organizaciones ligadas al tema de la movilidad reducida y la discapacidad, entre los que destacan Pablo Molina, Luis Torres, Oswaldo Bernal, Alexander Albarrán y Carmenofelia Machado.

DSC01128Durante la jornada se debatió sobre la existencia o no de ordenanzas que regulen la movilidad en zonas de barrio y se tocó el tema de la “exclusividad”, que conlleva a la exclusión porque no hay facilidades para la movilidad en personas con discapacidad en cuanto a escaleras, falta de aceras y transporte sin mecanismos especiales.

Se habló de las experiencia internacionales en este sentido, mencionando dos de las más cercanas: la de Medellín (Colombia) en donde existen escaleras mecánicas en las zonas populares como una solución de movilidad, y la de Valparaíso (Chile) con el Sistema de Monorrieles, ascensores que van en rieles verticalmente por los barrios. En Caracas, se cuenta con el MetroCable en zonas como Petare y Mariche, por ejemplo, pero hace falta generar otras propuestas locales.

Para Luis Torres, presidente del Observatocio Venezolano de la Discapacidad (OVEDIS) “el problemas no es la ordenanza, que sí la hay, sino el incumplimiento de la misma y la no cultura de respeto para con las personas con discapacidad o movilidad reducida”.

“Inclusive algunos edificios de organismos del Estado presentan deficiencias de accesibilidad para las personas con discapacidad”, dijo Oswaldo Bernal, presidente de la Fundación para el Desarrollo y la Interacción de las personas con discapacidad (FUNDEIPDIS), y quien tiene discapacidad motora.

Por su parte, la arquitecto Carmenofelia Machado, en representación de la Dirección de Proyectos Metropolitanos del IMUTC, expuso la experiencia  de la movilidad reducida en e barrio Julián Blanco de Petare Norte, concretamente en el Centro para la Educación, Cultura y Arte “Simón Díaz”, en donde se identificaron problemas de accesibilidad en general, lo cual significa un doble problema para la comunidad con movilidad reducida o discapacidad. “Es necesario educar a la gente común para que entienda que la inclusión es importante. Construir es importante, pero lo es más adecuar lo que ya hay. Es necesario ‘casar’ los estudios y proyectos que ya existen para adaptar las zonas de barrio y hacerlas accesibles a todos”.

Para finalizar, el coordinador general de la Unidad de Investigación Discapacidad, Familia y Sociedad, Alexander Albarrán, aseveró que los profesionales dben proponer soluciones a las comunidades, “pero son estas las que deciden, aunque es importante negociar y establecer prioridades”. Con estos cambios no sólo se lograría accesibilidad masiva sino también calidad de vida y ciudadanía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*